¿Tu gato tiene ansiedad?

A menudo pensamos en los gatos como animales perezosos que pasan sus días durmiendo la siesta bajo el sol. Con un estilo de vida tan sencillo, ¿por qué se podría estresar a los felinos?

Pero hay muchas situaciones que pueden causar estrés a los gatitos, desde mudarse a un nuevo hogar hasta la aparición repentina de un vegetal a la hora de comer.

Si bien ocasionalmente el estrés es normal para un gato, la ansiedad constante o severa puede ser un problema grave, y es fácil pasar por alto los síntomas o atribuirlos a otros problemas.

Signos de ansiedad en los gatos.

  • Ocultación
  • Agresión
  • Vocalización excesiva
  • Letargo
  • Vómitos
  • Cambios en el apetito o el peso.
  • Eliminar fuera de la caja de arena
  • Comportamientos compulsivos como el aseo excesivo.
  • Comportamiento destructivo como rascarse los muebles.
  • Siguiente propietario de una habitación a otra

Causas de ansiedad

La fuente del estrés humano puede atribuirse a innumerables factores psicológicos, físicos y ambientales, y lo mismo es cierto para los gatos. Presentar un nuevo cónyuge o mascota a la familia puede ser estresante para los gatos, y también puede ser algo tan simple como no cambiar la camada con la frecuencia suficiente.

Sin embargo, ciertos factores pueden contribuir a una mayor ansiedad en los felinos. Por ejemplo, los gatos que han sido maltratados o reubicados varias veces tienen más probabilidades de sufrir ansiedad.

Los gatos que no se socializaron bien durante sus años de formación de gatitos también son propensos a ello. Es importante exponer a un gatito a una variedad de situaciones y entornos sociales antes de las 14 semanas de edad. Los gatitos que se mantienen aislados pueden ser menos sociales y más temerosos cuando alcanzan la edad adulta.

La práctica de esterilización y castración también podría desempeñar un papel. Algunos estudios han encontrado un aumento en la timidez en los gatos después de la esterilización y castración, particularmente cuando se hace a una edad temprana. Sin embargo, es importante recordar que el riesgo de otros comportamientos indeseables, así como los problemas de salud, disminuyen cuando los gatos son esterilizados o castrados.

La genética también puede ser la culpable. A menudo, los gatos salvajes que son fijos, por ejemplo a través de programas de retorno de trampas-castrados, son aquellos animales que son más sociales y amigables. Algunos expertos han sugerido que esto crea un ambiente donde los miembros más agresivos de la especie son los que pueden reproducirse, lo que resulta en gatitos propensos a un comportamiento ansioso.

Los gatitos que se socializan a una edad temprana pueden tener menos probabilidades de desarrollar ansiedad en los años posteriores. (Foto: Khamidulin Sergey / Shutterstock)

¿Qué es la ansiedad por separación?

Los gatos con ansiedad por separación exhiben angustia y problemas de comportamiento cuando se separan de su dueño o de un animal de compañía con el que se han unido.

Los gatos que sufren este tipo de ansiedad a menudo siguen a su dueño de una habitación a otra y se enojan o se esconden cuando su dueño se prepara para salir de la casa. Mientras su dueño está fuera, el gato puede negarse a comer, eliminar fuera de la caja de arena o participar en un comportamiento compulsivo o destructivo. Al regreso de la persona, el gato puede estar demasiado entusiasmado al saludar a su dueño.

Los felinos que tienen un historial de abandono o reubicación son particularmente propensos a este tipo de ansiedad.

Cómo tratar la ansiedad de tu gato

Si su gato exhibe un comportamiento ansioso, hable con su veterinario. Su veterinario primero realizará un examen físico para descartar cualquier otra condición que pueda estar causando el comportamiento.

Si a su gato se le diagnostica ansiedad, se le pueden recetar medicamentos. Es probable que su veterinario también haga recomendaciones sobre cómo puede aliviar la ansiedad de su gato. Incluso puede sugerirle que trabaje con un conductista de animales certificado.

A menudo, realizar cambios simples en su rutina o en el entorno puede aliviar la ansiedad de un gato. Por ejemplo, si su gato sufre de ansiedad por separación, puede ser beneficioso proporcionarle a su mascota juguetes que lo distraigan, como alimentadores de rompecabezas. Dichos juguetes deben dejarse fuera a su partida y retirarse cuando regrese a casa.

Crear un ambiente más estimulante también puede ser útil. Proporcionar árboles para gatos para trepar, cajas para jugar y una percha junto a la ventana ayudará a mantener a su gato físicamente activo y estimulado mentalmente hasta que regrese.

Es posible que también desee considerar la adopción de un gatito para acompañar a su gato, pero tenga en cuenta que no todos los gatos se sentirán cómodos con la adición de un nuevo animal.

Lo más importante, no respondas a un gato ansioso con gritos o castigos o encerrando al animal en una habitación separada de ti. Una reacción negativa como esta solo empeorará la ansiedad de un gato.

Artículos Relacionados