¿Los árboles tienen latidos?

Los árboles no parecen hacer mucho. Ocasionalmente, sus ramas pueden balancearse con la brisa y muchas de ellas dejan caer hojas regularmente. Pero parece que están sucediendo muchas más cosas con los árboles de lo que pensábamos.

Los investigadores han descubierto que, por la noche, muchos árboles mueven sus ramas periódicamente hacia arriba y hacia abajo ligeramente. Esto sugiere que quizás los árboles están bombeando agua hacia arriba lentamente, insinuando que los árboles tienen una apariencia de pulso.

"Hemos descubierto que la mayoría de los árboles tienen cambios periódicos en su forma, sincronizados en toda la planta y más cortos que un ciclo día-noche, lo que implica cambios periódicos en la presión del agua", dijo a New Scientist András Zlinszky, de la Universidad de Aarhus en los Países Bajos.

Para un estudio de 2017, Zlinszky y su colega Anders Barfod usaron escaneo láser terrestre de alta resolución, una técnica que a menudo se usa en ingeniería civil para medir edificios. Examinaron 22 árboles que representan diferentes especies durante un período de 12 horas durante una noche sin viento para ver si sus copas cambiaron.

En varios de los árboles, las ramas se movían aproximadamente un centímetro hacia arriba o hacia abajo. Algunos se movieron tanto como 1.5 centímetros.

Aquí está el cambio de movimiento trazado en un árbol de magnolia. (Foto: András Zlinszky / Twitter)

Buscando un latido

Después de estudiar la actividad nocturna del árbol, los investigadores llegaron a una teoría sobre lo que significa el movimiento. Creen que el movimiento es una indicación de que los árboles están bombeando agua desde sus raíces. Es, en esencia, un tipo de "latido del corazón".

Zlinszky y Barfod explican su teoría en su último estudio en la revista Plant Signaling and Behavior.

"En la fisiología clásica de la planta, la mayoría de los procesos de transporte se explican como flujos constantes con fluctuaciones insignificantes en el tiempo, especialmente a nivel de toda la planta, o en escalas de tiempo más cortas que un día", dijo Zlinszky a New Scientist. "Los modelos actuales no suponen ni explican fluctuaciones con períodos inferiores a 24 horas".

Pero los investigadores no están seguros de cómo un árbol logra bombear con éxito el agua desde sus raíces hacia el resto de su cuerpo. Sugieren que tal vez el tronco exprime suavemente el agua, empujándola hacia arriba a través del xilema, un sistema de tejido en el tronco cuyo trabajo principal es transportar agua y nutrientes desde las raíces hasta los brotes y las hojas.

Movimientos circadianos

En 2016, Zlinszky y su equipo publicaron un estudio que muestra que los abedules "se duermen" por la noche.

Los investigadores creen que el efecto de caída de las ramas de abedul antes del amanecer es causado por una disminución en la presión interna del agua del árbol. Sin la fotosíntesis en la noche para impulsar la conversión de la luz solar en azúcares simples, los árboles probablemente conservan energía relajando las ramas que de otro modo estarían en ángulo hacia el sol.

Estos movimientos de abedul son circadianos, siguiendo el ciclo día-noche. Sin embargo, los investigadores no creen que los movimientos recién descubiertos sean similares porque generalmente siguen períodos de tiempo mucho más cortos.

Artículos Relacionados