Hacer jabón: 5 consejos para jabón casero

Hasta alrededor de 1916, hacer jabón en casa era algo común. Utilizando cenizas de madera o vegetales y restos de grasas animales, las familias produjeron su propio jabón para limpiar su ropa y la de ellos mismos.

Durante la Primera Guerra Mundial, cuando las grasas animales eran limitadas, los científicos alemanes desarrollaron detergentes sintéticos y nació el jabón comercial. El jabón casero se volvió menos necesario, y gradualmente la práctica disminuyó.

En los últimos años, los partidarios de la vuelta a la tierra y los seguidores de la vida simple han revivido el proceso de fabricación casera de jabón, pero no solo está a favor de aquellos que abandonan la gran ciudad para la vida rural o aquellos con una inclinación anti-comercialista. Para cualquier persona interesada en vivir lo más autosuficiente posible, tiene sentido hacer su propio jabón.

El jabón casero es bueno para su billetera: puede hacer grandes cantidades de jabón desde cero por menos de lo que cuesta comprar barra tras barra en su farmacia local, y puede reutilizar los pedazos sobrantes para hacer jabón nuevo.

Es bueno para su cuerpo: sin todos los químicos potencialmente dañinos en el jabón comercial, el jabón casero es de calidad superior; Las personas con piel sensible a menudo encuentran alivio cuando dejan de usar jabón comprado en la tienda y comienzan a fabricar el suyo.

Y, el jabón casero es bueno para el medio ambiente: carece de los materiales sintéticos en los jabones en barra convencionales que eventualmente se acumulan en nuestras vías fluviales y ponen en riesgo los recursos naturales.

Las instrucciones paso a paso para hacer jabón en casa están ampliamente disponibles en línea y en varios libros de bricolaje.

Si está listo para comenzar a hacer jabón en casa, y cosechar sus muchos beneficios, lea el proceso y siga estos cinco consejos para hacer jabón.

1. Asegúrese de tener todo lo que necesita a mano antes de comenzar.

No hay nada peor que probar algo nuevo y darse cuenta a la mitad de que te estás perdiendo algo, especialmente cuando intentas algo tan complicado como hacer jabón.

Además de los ingredientes esenciales (lejía, agua u otro líquido apropiado y grasa), querrás configurar tu estación de fabricación de jabón con estas herramientas imprescindibles:

  • Guantes de goma y gafas protectoras, como gafas o anteojos.
  • Dos cuencos de mezcla grandes hechos de un material que no reaccionará con la lejía: plástico fuerte, acero inoxidable, vidrio, esmalte. No use plástico endeble, aluminio, estaño o madera. Un tazón con un labio para verter será útil.
  • Variedad de cucharas para mezclar y medir. Querrá al menos una cuchara de plástico resistente al calor o de acero inoxidable para remover la mezcla de lejía / agua, así como otra cuchara de madera, batidor de alambre o espátula de goma para combinar los elementos. Una batidora eléctrica, aunque no es necesaria, le ahorrará tiempo y energía. Las cucharas de medir serán útiles si planea usar aditivos como los aceites esenciales.
  • Una escala precisa para medir líquidos.
  • Dos termómetros precisos para dulces o carne para determinar la temperatura de sus líquidos.
  • Un molde para dar forma a tu jabón. Los mejores materiales para moldes de jabón son vidrio, plástico o acero inoxidable. La madera o el cartón funcionan si lo alinea primero con papel encerado o engrasado.
  • Trapos o toallas de papel para limpiar los derrames. Especialmente si está trabajando con lejía, querrá algo a su alcance para limpiar rápidamente los desordenes.
Esta lista variará según el tipo de jabón que esté haciendo (vea los consejos 4 y 5) y si está agregando elementos a su jabón como aceites esenciales, fragancias u objetos decorativos naturales.

2. Mida cada ingrediente con precisión.

No importa si está haciendo jabón desde cero o está reutilizando restos para hacer nuevas barras, querrá seguir estrictamente sus recetas.

Una medición inexacta podría dar como resultado un lote de jabón maloliente, poco atractivo o arruinado.

Tres garantías contra un contratiempo son una escala precisa (que mide hasta 1/10 de onza, si es posible), una calculadora de lejía (muchas están disponibles en línea; para ver un ejemplo, consulte La calculadora de fabricación de jabón Summer Bee Meadow) y dos termómetros precisos ( para asegurar que la temperatura de la lejía / agua y las grasas sean las mismas antes de combinarlas).

Los diferentes aceites requieren diferentes cantidades de lejía para convertirse en jabón, así que asegúrese de conocer sus índices de saponificación, una medida de la cantidad de lejía necesaria para convertir ese aceite en jabón, antes de comenzar.

3. Infórmese sobre los peligros de la lejía, o evite usarla.

Uno de los principales ingredientes del jabón es una sustancia cáustica: hidróxido de sodio o lejía.

La gente ha estado haciendo jabón en casa con lejía durante siglos sin incidentes, pero es una sustancia peligrosa y su manipulación requiere mucho cuidado y atención.

La lejía, en cualquier forma (granos, escamas o gránulos) puede degradar materiales, despojar pintura, debilitar textiles y, lo que es más grave, quemar la piel o los ojos.

Evite lo último usando mangas largas, guantes de goma y gafas o anteojos (los residuos de jabón en bruto también son potencialmente peligrosos, así que tenga cuidado incluso cuando limpie).

Si la lejía entra en contacto con su piel, aplique vinagre inmediatamente para neutralizarla; Si la lejía se derrama sobre una superficie, lávela de inmediato con agua y detergente.

Incluso los vapores de lejía pueden arder, así que trabaje en un área bien ventilada. Para aquellos que desean un enfoque más simple y seguro para hacer jabón en casa, hay opciones.

Una forma de facilitar la fabricación de jabón sin las preocupaciones de usar lejía es derritiendo bloques de base de jabón y luego agregando aceites esenciales, fragancias o colores en un proceso llamado derretir y verter, o fundición de jabón.

4. Pruebe diferentes técnicas para hacer jabón en casa.

Una gran cosa acerca de hacer jabón en casa es que puedes controlar lo que contiene.

También tiene varias opciones cuando se trata de cómo hacer su jabón. No está limitado al proceso estándar de hacer jabón agregando lejía / agua a una grasa como sebo, manteca de cerdo o aceite de oliva, un método conocido como proceso en frío.

Otra técnica menos conocida es el proceso en caliente, en el que la lejía / agua y la grasa se calientan hasta hervir juntas y se cocinan hasta que se saponifican.

El jabón de proceso en caliente no tarda tanto en curarse como el jabón de proceso en frío, y se puede hacer en un horno o olla de cocción lenta.

¿Te intimida la idea de usar lejía o simplemente quieres un proyecto de manualidades simple y agradable para hacer con niños? Intenta derretir y verter jabón, que está hecho exactamente como suena: derritiendo bloques de base de jabón, agregando los elementos que quieras y luego vertiéndolo en moldes.

Volver a mezclar, o moler a mano, el jabón es otra opción; Los fabricantes de jabón a menudo usan este proceso para corregir un error en un lote de jabón procesado en frío, pero puede crear jabón molido a mano con una barra de jabón simple y sin perfume comprado en la tienda y algunos otros ingredientes.

Usted ralla el jabón, lo combina con un líquido, lo derrite, le agrega los aditivos elegidos y luego lo vierte en moldes.

Es una manera fácil de probar la fabricación de jabón, y le permite convertir una barra aburrida de jabón procesado en algo especial.

Si quiere ir a otro lado y probar técnicas de jabón más complejas e innovadoras, piense en el jabón de fieltro, el jabón líquido y el jabón clásico en una cuerda.

5. Experimente con diferentes recetas, o cree las suyas propias.

Si vas a hacer tu propio jabón en casa, debes aprovechar al máximo la libertad que te brinda.

Cuando se trata de hacer jabón desde cero, puede usar aceites de productos animales, como sebo de res o aceites a base de vegetales, como girasol o canola, y líquidos que no sean agua, como leche, té e incluso cerveza.

Además de los ingredientes básicos del jabón, abundan las oportunidades para los aditivos: aceites esenciales, como el romero, la bergamota y la lavanda; aceites a base de vegetales, tales como aceite de palma, aceite de coco y aceite de oliva; aceites de fragancia, como vainilla, rosa y menta; color natural, de arcilla, productos botánicos, aceites, especias o hierbas; e incluso artículos decorativos, como pétalos de flores.

El mejor enfoque es encontrar una receta básica de jabón que le guste y luego agregarla.

Asegúrese de investigar los aditivos antes de usarlos; algunos pueden no ser efectivos en el jabón, otros pueden estropearse una vez que se agregan al jabón, y los aceites esenciales deben mezclarse con un aceite portador, como el aceite de oliva, para neutralizar su irritante. propiedades.

Los jabones caseros populares incluyen jabón de leche de coco, que sustituye la leche de coco por agua y da una espuma cremosa; jabones de castilla hechos de aceite de oliva puro; y jabón de lavanda, enriquecido mediante la combinación de otros aceites esenciales como el pachulí y la naranja.

Una vez que te sientas cómodo haciendo jabón en casa, inevitablemente terminarás con restos de jabón o lotes que no resultaron como se esperaba. En lugar de tirarlo, reutilícelo: vuelva a mezclar el jabón y haga regalos para amigos, espolvoree virutas en la bañera para un baño lujoso o agregue trozos de jabón sobrante a los nuevos lotes para crear un colorido efecto moteado.

Más recursos:

• Guía de seguridad del jabón (peligros de lejía)

• Fabricación de jabón de proceso en caliente: la técnica novedosa

• Recetas de fabricación de jabón para jabones caseros de proceso en frío y en caliente fáciles

Y para un tutorial rápido sobre cómo comenzar tu búsqueda de fabricación de jabón, mira este video:

créditos fotográficos

Medición: madaise / Flickr

Lye: Lye en Wikipedia

Probar diferentes técnicas: madaise / Flickr

Diferentes recetas: soapylovedeb / Flickr

Foto de la página de inicio de MNN: Floortje / iStockphoto

Artículos Relacionados