Cómo detectar la ciruela perfecta

Las ciruelas maduras y jugosas son dulces y deliciosas. Son una delicia para morder, y son excelentes para hacer papas fritas, pasteles, mermeladas e incluso helados. Me gusta usarlos en ciruelas clafoutis, un plato de desayuno / brunch que es en parte natillas, en parte pastel y en parte soufflé. También se puede doblar como postre.

Cualquiera de estos platos es mejor cuando las ciruelas están perfectamente maduras. Te mostramos cómo elegir la ciruela perfecta para comer de tu mano o usarla en cualquier receta que requiera ciruelas.

Mira el color La mayoría de las ciruelas que se venden en las tiendas de comestibles son de color rojo intenso / púrpura o rojo más claro (casi como una manzana de Roma). Puede ver más variedades en el mercado de agricultores. Cualquiera sea el color, asegúrese de que el tono sea uniforme.

Inspeccionar la piel. Si hay imperfecciones, contusiones o cortes en la piel, puede haber comenzado a pudrirse por dentro. Además, si la piel está arrugada, puede haber perdido su frescura.

Exprime el final de la flor. El final de la flor está enfrente del tallo. Debería haberle dado un poco, pero no debería ser blanda. Si es difícil, no está maduro.

Una ciruela dura se volverá más suave si la pones en una bolsa de papel por un día o dos, pero su sabor no continuará madurando. Si no estaba maduro cuando lo obtuvo, probablemente tendrá un sabor inmaduro incluso si está suavizado.

Siente su peso. Una ciruela debe tener algo de peso debido a su contenido de agua. Si se siente bien y pesado en tu mano, es una buena señal. Si se siente ligero, el agua ha comenzado a evaporarse y la ciruela puede no estar fresca.

Artículos Relacionados